Artículos

Postparto: a mi no me va a pasar

Todas hemos oído hablar del postparto y lo que conlleva pero…¿Qué implica realmente este período? Es habitual pensar eso de…”a mi no me va a pasar”.

Muchas de nosotras, cuando estamos embarazadas de nuestro primer bebé y oímos hablar del postparto podemos llegar a pensar en su dificultad pero, en el subconsciente muchas veces pensamos: “a mí no me va a pasar”. Esa montaña rusa de emociones, esos llantos sin una aparente causa o justificación, ese olvidarse de una misma, ese instinto que sale cuando hablan de nuestro bebé o maternidad, esa preocupación constante… Sí, pasa.

Tu cuerpo ya no es el mismo, tú tampoco eres la misma aunque no lo creas. Tu mundo ha cambiado de la noche a la mañana. Ayer tenías a tu bebé dentro y todo tu tiempo se centraba en ti misma (o casi todo) y en cuidarte. Hoy, dolorida y desubicada, tu bebé ya está fuera.

Olvidarse de una misma, sentir tristeza o no comprender lo que te pasa son situaciones características del postparto.

Muchas de nosotras, cuando estamos embarazadas de nuestro primer bebé y oímos hablar del postparto podemos llegar a pensar en su dificultad pero, en el subconsciente muchas veces pensamos: “a mí no me va a pasar”. Esa montaña rusa de emociones, esos llantos sin una aparente causa o justificación, ese olvidarse de una misma, ese instinto que sale cuando hablan de nuestro bebé o maternidad, esa preocupación constante… Sí, pasa.

Tu cuerpo ya no es el mismo, tú tampoco eres la misma aunque no lo creas. Tu mundo ha cambiado de la noche a la mañana. Ayer tenías a tu bebé dentro y todo tu tiempo se centraba en ti misma (o casi todo) y en cuidarte. Hoy, dolorida y desubicada, tu bebé ya está fuera y es momento de conoceros y vivir vuestro nuevo día a día y las necesidades que se dan.

Yo pensé que nada de lo anteriormente me ocurriría o que sería más leve de lo que pensaba pero, los primeros días tras en mi caso, una cesárea fueron como ir cuesta abajo y sin frenos. Incluso aún habiendo hecho un curso preparto de lo más completo y haberme preparado psicológicamente para el momento del parto con refuerzo positivo, ese giro de 180 grados es normal. Todo pasa, sin duda, pero no es necesario relativizar.

Si a ti también te ha pasado, si a ti también te preocupa, si tú también tienes miedo: apóyate en tu entorno. Date el tiempo necesario, acude a un especialista si lo necesitas en muchos aspectos: matron/a, psicólogo/a, ginecólogo/a… Pero sobre todo recuerda: no eres culpable de nada de lo que sientes.